Mensaje de bienvenida

¡Bienvenidos todos al cine de Gelen!

Yo soy Gelen, y aquí podréis leer mis críticas de cine, tanto de películas de cartelera como de películas más antiguas.

¡Espero que disfrutéis leyéndolo tanto como yo escribiéndolo!

Cine en Niza... y esta vez en primera persona

7

Publicado el lunes 4 de octubre de 2010 a las 12:11 | por Gelen

¡Lo he conseguido! Después de 4 meses y medio en Niza, por fin ¡¡he podido pisar una sala de cine!!

El evento tuvo lugar el Domingo, después de un día de turisteo decidí poner fin a una larga sequía cinéfila, me daba igual la película, el cine, si era en versión original o no, si al estar en francés la iba a entender... lo importante era poder ir a la taquilla a comprar la entrada, notar el suave olor de las palomitas al entrar, buscar la sala, sentarse placidamente en la butaca y notar como el corazón se acelera cuando bajan las luces y comienzan los trailers... ¡vivir el cine!

MAPA DE LOS CINESPara la ocasión elegimos los cines Cinéma Pathé Nice que están en la Avenida Jean Medecin, en pleno corazón de la ciudad. Con una fachada estrecha y discreta, casi pasan desapercibidos entre los raíles del tranvía que pasan por delante de su puerta. La elección de la película no fue dificil, quería ver alguna que me importase poco no entender, ya que mi francés es bastante limitado. Así que por votación popular la elegida fue El último exorcismo eso si, ya contaré otro día que me pareció.

Antes de nada, sorprende el precio de las entradas, ya en Madrid me quejaba de los incrementos que veníamos sufriendo casi mes a mes los sufridos espectadores (que pagaba religiosamente, porque abusivo o no, merecía la pena) pero el tema de Francia, al menos en la Costa Azul es más sangrante, una sesión de cine cuesta la friolera de 10 euros. Si la película hubiese sido en 3D (que no me hubiese extrañado nada) la cosa se nos hubiese puesto en unos 12 euros, bastante capital para un bolsillo escaso como el mio, pero algo normal si pensamos en los sueldos que se cobran por aquí. Lo bueno es que la entrada incluía una promoción especial, la próxima sesión de cine me costará menos de la mitad, eso sí, solo válido para el siguiente fin de semana.

ENTRADA DE CINE

En el caso de las palomitas, también los precios son algo desorbitados, pero si que es verdad que se parecen bastante más a los de España, eso si, los cines incluían una variedad: Las palomitas dulces.

El resto de la velada fue tan parecido a otras que si no hubiese sido porque hablaban francés habría jurado que estaba en plena Gran Vía madrileña. Sillones incómodos, gente comentando la película, y una pareja que no tenía dinero para alquilar una habitación de hotel... lo de siempre.

Salí del cine más que contenta, feliz, alegre, pletórica ya (casi) no me acordaba del precio de la entrada, ni de los sillones, ni de la pareja, ni siquiera de la película que nos salió bastante rana... el ritual de ir al cine sobrepasa con creces todo lo demás.

Pronto necesitaré otra dosis, porque el cine, es completamente una droga.

CINE