Mensaje de bienvenida

¡Bienvenidos todos al cine de Gelen!

Yo soy Gelen, y aquí podréis leer mis críticas de cine, tanto de películas de cartelera como de películas más antiguas.

¡Espero que disfrutéis leyéndolo tanto como yo escribiéndolo!

Muere Blake Edwards, el rey del guateque.

5

Publicado el jueves 16 de diciembre de 2010 a las 15:44 | por Gelen
, ,

BLAKE EDWARDS
Este invierno está siendo especialmente duro para el mundo del cine, hoy nos volvemos a vestir de luto, porque otro de los grandes se ha ido.

Esta noche ha fallecido Blake Edwards, a los 88 años de edad en Brentwood (California).

Desde muy pequeño este estadounidense estaba predestinado al mundo del cine, su abuelo James Gordon Edwards fue un notable guionista, director y productor de cine y su padrastro, Jack McEdwards fue ayudante de dirección. Su historia como la de tantos otros se debe a la fortuna. Una de sus primeras novias trabajaba en un guión, y un día se lo enseñó para que le diese el visto bueno, Edwards sin darse cuenta lo rehizo entero. El jefe de la chica quedó tan impresionado de su talento que le contrato para que formase parte una plantilla de guionistas de un programa de radio.

De la radio rapidamente pasó al cine, su gran pasión. Comenzó trabajando como extra en alguna película de poca monta, pero con su potencial innato para los guiones pronto destacó. Su primera película fue Imperio del crimen de 1948. El saltó a la dirección era bastante obvio, sólo 6 años después rodó Venga tu sonrisa, una comedia romántica escrita por él y por su gran amigo y colaborador Richard Quine.

En 1961 llegaría la película que le catapultaría al éxito, hasta llegar a hacerlo inmortal: Desayuno con Diamantes, la adaptación de la comedia de Truman Capote que se ha convertido en una de esas películas míticas que supusieron un antes y un después para muchas carreras (sobre todo las de Hepburn y Edwards)

Se convirtió en el rey de la comedia con películas como El guateque o las secuelas de La Pantera rosa, dando lugar a una de las relaciones más solidas del cine, el tándem Blake Edwards y Peter Sellers.

Edwards destacó por ser un cneasta valiente, que se atrevió con todos los géneros, el drama, la comedia, el cine negro el western, e incluso un musical Víctor o Victoria donde dirigió a su segunda y última esposa, la actriz Julie Andrews.

El final de su vida cinematográfica no estuvo a la altura de su brillante carrera, se decía que cuando le hacía falta el dinero estrenaba otra secuela de La pantera rosa, por eso supongo que la última película que rodó en 1993 fue la olvidable El hijo de la Pantera rosa, una pésima cinta, protagonizada por el histriónico Roberto Benigni.

La Academia de cine no le supo entender, no supo descubrir al genio, solamente por el trabajo que hizo con la película Desayuno con diamantes se hubiese merecido varios premios. De todo ello se dio cuenta tarde, otorgándole como "premio de consolación" el Oscar honorífico de 1994 a toda una carrera, como se suele decir "más vale tarde que nunca".

Hemos perdido a uno de los clásicos, un personaje que se codeó con las maravillosas figuras que poblaron el Star system hollywoodiense de los años 50 y 60.

Apagad la música porque el guateque ha terminado.

Comparte esta entrada:

  • Stumble upon
  • twitter

Comments (5)